10 de diciembre de 2005

Frescos, censura no va a haber: ¡ya hay una censura camuflada!

De nuevo comprobé que los periodistas en Colombia armamos unos escándalos por cosas que no lo ameritan tanto y nos quedamos callados, muertos de miedo de hablar, sobre los orígenes de los verdaderos males que padecemos.

El ejemplo fue el rollo que se armó con lo del 'fantasma de la censura' que tiene la Ley de Garantías Electorales que aprobó el Congreso y que avaló hace poco la Corte Constitucional.

Recordemos: según esa ley, los medios electrónicos (la radio y la televisión) tienen que cumplir con un milimétrico 'equilibrio informativo' en el cubrimiento de todas las campañas presidenciales y que el Consejo Nacional Electoral se encargará de 'verificar' que eso se esté haciendo.

Estoy de acuerdo en que esa ley introduce ruido en la libertad de prensa, pero ojo, ahí no está el verdadero problema: hoy el problema real de la censura en Colombia está en quiénes financian los medios y en el uso arbitrario que se está haciendo de los millonarios presupuestos oficiales para propaganda y publicidad.

Los medios se censuran hoy -y a muchos ya los callaron- no con cierres o sanciones como ocurrió en los años 40 y 50. ¡No seamos ilusos, eso no ocurrirá jamás, no ve que estamos en una supuesta 'democracia' y en una democracia eso no se hace!

Hoy se censura sutilmente a punta de publicidad, en especial con la publicidad del Estado. (No hablemos de la censura que se hace por medio de amenazas, que eso se da por descontado que es una forma abierta de presión contra la prensa)

Ella se volvió la forma de premiar o castigar a los medios. Se 'premia' a los amigos, y así se les calla (hablar con la boca llena es mala educación, dice la sabiduría popular), y se 'castiga' a los críticos tratando de bloquearlos económicamente.

Esto lo están haciendo en todos los niveles del poder ejecutivo, pero en especial en el departamental y municipal donde los controles son menores o están más permeados por la politiquería y, por tanto, no funcionan.

Por eso se ve cantidad de pauta de alcaldías, gobernaciones e institutos descentralizados en medios de prensa, radio y televisión que son malísimos, sin contenido, que se dedican a echar incienso a los funcionarios que autorizaron la pauta y que camuflan como información objetiva lo que es mera propaganda. Y no se ve ni una pizca de publicidad oficial en los que verdaderamente son independientes o no le comen cuento al régimen en cualquiera de sus niveles.

Aunque en parte tienen razón los directores de medios que armaron ese tremendo escándalo, ellos mismos no están metiendo el dedo en la llaga donde se origina esa nueva forma de censura.

"El ambiente se está enrareciendo para los medios de comunicación", dijo Darío Arizmendi, el director de Hoy por Hoy, de Radio Caracol, sobre el rollo del 'equilibrio informativo'.

"Estamos frente a un acto de censura", comentó Yamid Amat, director de Noticias CM&.

Se trata de una afrenta a la libertad de prensa, repostó César Mauricio Velásquez, presidente del Círculo de Periodistas de Bogotá (CPB), todos citados por el diario El Tiempo en su edición del 1 de diciembre.

¡Carreta, no sé preocupen, nadie se va a meter con los medios 'grandes' del país! A los 'chicos' de pronto si los podrían molestar, aunque tampoco, pues ya incluso 'patrasearon' o matizaron la interpretación del aspecto ese complicado para los medios en la Ley de Garantías.

Hablen mejor de cómo la publicidad determina los contenidos, de cómo el pago por propaganda oficial calla a muchísimos medios, de cómo las grandes empresas privadas sólo pautan en los programas más comerciales, en los más frívolos y banales, y no apoyan a otra cantidad de gente que tiene otras propuestas informativas, que ponen a pensar con sus informaciones…

…Denuncien cómo sus propias empresas volvieron a muchos periodistas también vendedores de publicidad, cómo los ponen a escribir y a hablar de tonterías, cómo les mataron su independencia…

…Lo que pasa es que hablar de eso es bravo. No ve que es meterse con la cuchara…

1 comentario:

César-in dijo...

Parcero... muy, pro muy interesante su blog. Pero no espere a que termine el 2006 para preparar lo que va a publicar en 2007.
Hágale que quiero leerlo.