6 de octubre de 2007

Puerto Boyacá 1 – Música policial















Estos músicos de la Policía Nacional animan aquí una reunión realizada el sábado 13 de abril de 1996 en Puerto Boyacá, municipio de la región del Magdalena Medio, la cual ante la opinión pública se presentó como el Segundo foro regional Pablo Emilio Guarín – Víctimas y desplazados por la guerrilla colombiana.

Arrancó a las 9 de la mañana con la presencia de autoridades civiles y militares de la región, y terminó antes de las 6 de la tarde gritando vivas a los paramilitares del Magdalena Medio, de Córdoba y Urabá, del sur de Santander, de Yacopí (Cundinamarca), de Muzo (Boyacá) y del Casanare.

Allí estuvieron no sólo miembros de organizaciones sociales simpatizantes de esos grupos armados ilegales, sino también dirigentes políticos locales y regionales, así como los propios comandantes paramilitares, aunque ninguno quiso que los dos periodistas que estábamos allí los entrevistáramos.

Así me lo confirmó “Juancho”, uno de los ideólogos de esos grupos, un tipo que no dio más referencias suyas, salvo que había estudiado en una importante universidad privada de Bogotá y que había hecho estudios de posgrado en Europa. Y sí parecía cierto, por la formación tan estructurada que denotaba en la conversación.

Yo estaba por contar fragmentos de esta historia y de publicar esta foto de los policías, a propósito de las declaraciones del jefe paramilitar Ramón Isaza en una de sus versiones libres ante la Fiscalía, en agosto de 2007. En esa versión contó, según lo publicado por la prensa, que él durante mucho tiempo tuvo la ayuda de la fuerza pública.

Isaza es el jefe paramilitar más viejo de Colombia (el “Tirofijo” de los paras) y desde hace más de 20 años ha sido amo y señor de buena parte del Magdalena Medio antioqueño y del Oriente del departamento, aunque sus dominios plenos han sido Doradal, Puerto Triunfo y Puerto Nare.

Ni antes ni después de tomar esta foto nadie me dijo nada: a todo el mundo le pareció normal que la Policía estuviera tocando música en esa reunión.
Posted by Picasa

Puerto Boyacá 2 – Ilustres invitados

El foro fue encabezado por el entonces alcalde de Puerto Boyacá (pueblo que dos décadas antes se autoproclamó “Capital antisubversiva de Colombia”); el entonces comandante del Batallón Bárbula, del Ejército Nacional, con sede en jurisdicción del mismo municipio; y el presidente de la Asociación de Víctimas de la Violencia Comunista (VVC), entidad que aparecía como organizadora del evento.

A media tarde, cuando el protocolo había terminado, cuando la gente estaba comiendo su almuerzo de ternera a la llanera de una res que mataron allí mismo, “Juancho” nos explicó en detalle a los dos periodistas la estrategia política y militar que estaban desarrollando en ese momento los paramilitares.

Dijo que lo principal era la búsqueda de la unificación de todos los grupos en una especie de federación, la cual se llamó luego Autodefensas Unidas de Colombia (Auc). Y que ya habían tenido una primera reunión en Córdoba, en tanto la segunda sería en dos o tres meses.

Esa unificación se concretó exactamente un año después cuando se realizó la que ellos llamaron “Primera conferencia nacional de dirigentes y comandantes de autodefensas campesinas”, convocada por las Accu (Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá).

El acta de constitución de las Auc se hizo el 18 de abril de 1997 y fue firmada por los comandantes de las autodefensas de Córdoba y Urabá, Puerto Boyacá, las de Ramón Isaza y las de los Llanos Orientales. Una copia del acta la trae el libro Las autodefensas y la paz, que aparece con Carlos Castaño como autor.
Posted by Picasa

Puerto Boyacá 3 – La estrategia

















A medida que las víctimas de la guerrilla fueron llegando al foro (la organización del evento las trajo en buses), les iban poniendo en el brazo izquierdo un brazalete de tela color azul mariano con las letras negras: V.V.C. (víctimas de la violencia comunista). Luego las pusieron a desfilar (foto).

En un momento dado uno de los organizadores tomó el micrófono y gritó enojadísimo que se quitaran esa cinta del brazo izquierdo y que se la pusieran en el derecho porque todos los que estaban allá eran “de derecha”. Por supuesto, el cambio se hizo de inmediato.

“Juancho” también explicó cuál era la estrategia militar que desarrollaban en ese instante y la prevista para los meses siguientes. Me impactaron dos cosas: la primera, cuando manifestó que estaban tirando la guerra a las ciudades con el fin de que la opinión pública nacional reaccionara y obligara como mínimo al gobierno y a la guerrilla a negociar la paz o, lo que más querían, para que la gente se uniera a la causa de las autodefensas.

Contó cómo estaban operando en las regiones que rodean a Bogotá y a Medellín, cómo controlaban los territorios y manifestó, como si fuera lo más normal del mundo, que ello implicaba la salida masiva de campesinos de esas áreas.

La segunda, cuando anunció que para diciembre del año siguiente, 1997, debían tener a la ciudad de Barrancabermeja bajo su control. Me acuerdo que le dije: “¿Barrancabermeja? Imposible”. Simplemente respondió que esperara para ver si él tenía razón o no.

Y tuvo razón. Barrancabermeja fue controlada luego por los paramilitares, sólo que el plan demoró unos meses más: su llegada al “puerto petrolero” se anunció el 16 de mayo de 1998 con una masacre. La incursión comenzó a las 8:30 de la noche cuando entre 30 y 50 paramilitares, según se calcula, entraron por el sur de la ciudad en tres camiones y luego asesinaron a 7 personas y desaparecieron a 25 más.
Posted by Picasa

Puerto Boyacá 4 – Pacto de hombres

















En el lugar del foro, los letreros anunciaban que los campesinos víctimas de la guerrilla venían de unas zonas específicas aunque, a decir verdad, la mayoría era del Magdalena Medio. Las regiones que nombraban los letreros eran precisamente donde los paramilitares ejercían en ese momento un control muy fuerte sobre la población e, incluso, sobre las instituciones.

En esa reunión de Puerto Boyacá no se vio ni una sola arma, aunque “Juancho” aclaró que muchos de los que estaban comiendo en el asado eran combatientes y que Puerto Boyacá estaba protegido ese fin de semana por dos fuertes anillos de seguridad, principalmente en las carreteras, para garantizar que no se fuera a meter la guerrilla al pueblo.

También contó que “una volquetada” de hombres armados de las autodefensas de Muzo no alcanzaron a llegar porque un derrumbe en la carretera no los dejó pasar.

La conversación duró casi dos horas y sobre lo que se dijo nunca publicamos nada. Para que hablara sinceramente, nosotros le preguntáramos lo que quisiéramos y él nos contestara sin tapujos, “Juancho” puso una condición: “Pero no publican nada… Hacemos este pacto como hombres y si lo incumplen, lo solucionamos como hombres…”.
Posted by Picasa

Puerto Boyacá 5 – El intermediario

Al foro fue invitado el presidente de la República, Ernesto Samper Pizano, pero nunca apareció. Por eso la gente se quedó con las peticiones pendientes y los carteles hechos.

El gobierno de Samper ya había tenido un par de reuniones con las autodefensas del Magdalena Medio para supuestamente hablar de paz, tal cual nos informó Max Alberto Morales, un médico de Puerto Boyacá, miembro del Partido Liberal, quien era el contacto con esos grupos armados. Él también estaba allí y se dejó entrevistar para dar su versión sobre esos diálogos.

Morales era también el intermediario en las negociaciones con el Gobierno, luego se lanzó (aunque sin éxito) para el Senado de la República y fue vocero público de las Auc. Dos hombres lo asesinaron en su casa, en Bogotá, el 27 de enero de 2004.
Posted by Picasa

Puerto Boyacá 6 – Dos décadas de “parapolítica”
























En una de las avenidas del pueblo se encuentra este monumento en homenaje a Pablo Emilio Guarín Vera, el hombre al que quisieron recordar los organizadores del supuesto foro, bautizando con su nombre el evento.

Guarín Vera, del Partido Liberal, fue representante a la Cámara por Boyacá entre 1986 y 1990. De manera pública se definía y lo definían como un “líder anticomunista”.

Por esto la “parapolítica”, que tanto se menciona hoy y que para muchos parece cosa reciente, lleva por lo menos 20 años en Colombia.
Posted by Picasa

Puerto Boyacá 7 – El pensamiento de Guarín Vera

El mensaje no requiere más palabras.
Posted by Picasa

Puerto Boyacá 8 – Aviso de bienvenida

















Esta valla ha sido famosa por lo que anuncia. No sé si aún estará, pero lo estuvo por más de 10 años en las afueras de Puerto Boyacá, en plena carretera troncal del Magdalena Medio.
Posted by Picasa

Informe del Mayor Domo en La Banda Francotiradores

video