7 de agosto de 2009

Conclusión: la nación colombiana narrada


Este recorrido por unos cuantos episodios alrededor de la batalla de Boyacá permiten comprender como la historia, igual que las ideas de nación, patria o nacionalismo, es un tejido narrativo que se construye en el tiempo, un constructo social armado como un rompecabezas para crear una figura determinada.

En el caso analizado se devela un esfuerzo simplificador que borra matices, crea linderos precisos sobre cómo se debe interpretar un hecho considerado fundacional de la historia colombiana y, de paso, entender el rol que tienen los grupos hegemónicos, en este caso la principal institución militar colombiana, en el proceso de creación o consolidación de representaciones, de cara a configurar imaginarios en el común de los ciudadanos.

Al repasar el concepto de nación, esa categoría propia de la modernidad que se empieza a configurar como producto histórico en el siglo XVIII, se encuentra que evidentemente es una construcción narrativa, tal como lo plantea Homi K. Bhabha y otros teóricos inscritos en la corriente poscolonialista de los estudios nacionalistas.

Una construcción narrativa compuesta por múltiples piezas, expuestas cada una de ellas en distintos momentos, lugares, alteridades y simultaneidades, pero engranadas de manera armónica para crear un solo sentido.

Piezas que son parte de un conjunto de estrategias discursivas que apuntan al mismo significado de los conceptos que presentan, que trazan puntos de conexión con otras estrategias socializantes y “patriotizantes” como los libros de texto escolar o los desfiles militares.

Todo el decorado romántico que rodea a las celebraciones actuales son típicas de esa corriente que entiende la “historia patria” de Colombia, idéntico a la de cualquier otro país, como la exaltación llena de calificativos ampulosos y la glorificación de unos hechos y personales.

Sólo que ahora se presentan a través de un ropaje nuevo, con un estilo propio de los tiempos actuales. Con la televisión incluida, por supuesto.

5 comentarios:

evillegas dijo...

Excelente en contenido y narrativa, felicitaciones y gracias por mostrarnos otras versiones mucho mas integrales. Esmeralda

Ronald Lòpez dijo...

Un punto de vista muy acertado.Con respecto al contenido del articulo, estoy de acuerdo en el que se han dejado de lado otras manifestaciones que tambièn hicieron posible nuestra independencia. Tambièn creo que en la actualidad el Ejercito sigue intacto, conservando los mismo ideales y que solo han pasado los años, pero como no hacerlo con ese legado de lucha, dignidad y sacrificio por el bien comùn.

Carlos Torres dijo...

Este fue un muy buen homenaje a Nuestra Libertad...a nuestra Patria, e indudablemente a nuestro Ejercito Nacional. Gracias por traer a la modernidad nuestra Historia

camilo angel dijo...

el articulo a mi criterio nos invita a dar una mirada a la forma en la que comprendemos la historia o la forma en la que la queremos aprender ... nos da un punto de vista diferente y critico.

esteban avila dijo...

Pues me pareció interesante unos puntos pero no me gusto la comparación del ejercito nacional y el libertador por que creo que no luchaban por el mismo objetivo.
Me gusto que nos informa que nuestra independencia no se basa solo en la batalla de Boyacá y olvidan de otros hechos ocurrieron pa tener nuestra libertad.